Capilla-Casa Hermandad

filigranaSeccion

LA CAPILLA

CasaHermandadLa Capilla de nuestra Hermandad fue sede del Antiguo Hospital de la villa. Este templo fue edificado, en la segunda mitad del siglo XVI bajo la advocación de Nuestra Señora de la Antigua, en terrenos donados por la primera Condesa de Olivares, doña Francisca de Ribera.

A lo largo de una dilatada existencia la Hermandad ha pasado por distintas épocas de auge y declive, llegando a arruinarse el hospital y capilla por completo hasta en cuatro ocasiones, circunstancias en las que se trasladaban las imágenes Titulares hasta la cercana Colegiata de Santa María de las Nieves.

La Capilla actualmente sigue siendo sede de la Hermandad de la Santa Vera-Cruz, contando con un patrimonio artístico importante en su interior, un magnífico retablo mayor de madera dorada y policromada que se trata de una recomposición realizada con partes de dos retablos procedentes del extinguido convento franciscano que fundó el Conde Duque de Olivares, don Gaspar de Guzmán, en Castilleja de la Cuesta. De estilo renacentista es el banco, las columnas exteriores y los relieves laterales de santos, mientras de estilo barroco son las columnas salomónicas interiores y el magnífico ático con talla a base de hojas de acanto y el interior con parejas de ángeles abrazados. Fue adquirido este retablo por la Hermandad con ocasión de la reconstrucción de la Capilla, por cuarta vez, por la benefactora doña Josefa Valcárcel Blonmach y concluida ésta en 1895.

Este original retablo lo presiden las imágenes Titulares de la Hermandad, el Santísimo Cristo de la Salud, Nuestra Señora de la Antigua y San Juan Evangelista. En otros altares se encuentran el Cristo atado a la Columna, Santa Ángela de la Cruz y San Antonio de Padua.

El edificio presenta una sola nave articulada por pilastras y cubierta con una extensa bóveda deprimida. Asimismo en la Capilla se conservan pinturas e imágenes de interés, muchas de ellas originarias de la Parroquia de San Benito de Heliche, como son:

  • Un San Antonio de Padua talla que quizás sea la más antigua que posee la Hermandad, de tamaño natural con su libro y el Niño Jesús, atribuido al escultor Francisco de Ocampo tallado en el primer tercio del siglo XVII y que fue restaurado posteriormente por Juan de Astorga en 1807.
  • Un cuadro grande de lienzo, representando al descendimiento, o la Virgen de la Piedad con un ángel de autoría anónima.
  • Cuatro cuadros, con inscripciones de sus donantes, de buena factura, anónimos, de San Leandro, San Fulgencio, San Isidoro y de Santa Florentina, hermanos todos ellos, canonizados y patronos de Cartagena, donde nacieron, estableciéndose después en Sevilla.
  • Un Niño Jesús con cara angelical, situado en una hornacina, talla de madera de más de medio metro de altura con la cabeza mirando hacia el cielo y con la mano izquierda elevada sosteniendo la cruz y la derecha baja para portar algún atributo de la Pasión. Según fecha de ejecución y estudios comparativos, especialmente con el Niño Jesús de la Hermandad de Pasión de Sevilla, podría atribuirse a Gabriel de Astorga y Miranda.
  • Otro niño Jesús que acompaña a la Virgen de la Antigua en la procesión del Corpus de gran merito artístico y de autoría anónima que procede de la época de la anterior talla de Nuestra Señora de la Antigua.
  • Un magnifico Crucificado, utilizado antiguamente para realizar el descendimiento y restaurado, gracias a un grupo de hermanos, recientemente por la empresa Proarte. Estaba adaptado para el mencionado acto del descendimiento pero se hallaba en pésimas condiciones de conservación, con mutilaciones en el sudario. Al restaurarse se ha conseguido recuperar su encarnadura original que se hallaba oculta por pinturas y repintes, así como devolverle su originario estado con los brazos fijos y no articulados y adaptar la talla a la cruz antigua del Cristo de la Salud. Es el conocido por todos como el Cristo de la Sacristía, por el lugar en el que se encontraba, obra anónima sevillana de principios del siglo XVII, y que hoy en día se venera en un lateral de nuestra Capilla.
  • Posee también la Hermandad gracias a una generosa donación reciente, dos ángeles arrodillados, de tamaño natural, anónimos, que según informe técnico de la empresa Proarte, posiblemente, puedan ser del siglo XVIII.

Cuando en 1978 la Hermandad restaura la fachada de la Capilla según proyecto del arquitecto sevillano Eduardo Durán, la Junta de Gobierno decide colocar dos azulejos de cerámica trianera a ambos lados de la puerta con las imágenes de nuestros amantísimos Titulares. El autor de los magníficos retablos cerámicos es el sevillano Antonio Morilla Galea (1910-2000), artista que poseía unas dotes especiales para el dibujo. Nuestros retablos fueron realizados en los últimos años de su carrera, antes de tener problemas en la vista y cuando realiza sus mejores obras, sobre todo para las cofradías.


LA CASA HERMANDAD

La Hermandad de la Santa Vera-Cruz, desde su Reorganización en 1944, siempre había tenido entre sus objetivos primordiales el tener una casa de hermandad propia, en donde poder guardar sus enseres y realizar sus tareas corporativas, su vida diaria institucional.

Los cabildos y reuniones, al no disponer de local, se mantenían normalmente en la Sala Capitular de la Parroquia, pero también en los domicilios particulares de los miembros de las juntas de gobierno, en donde además se guardaban los enseres, utensilios, actas y documentos de secretaría.

CasaHermandad 02Cuando en 1947 nos visita la Duquesa de Montoro, actual Duquesa de Alba, se le solicita la cesión de forma gratuita de un local en el Palacio Ducal de la Plaza de España, colindante con el Círculo Cultural Olivarense, conocido como el Casino, hoy actual Peña Bética. La Duquesa accedió de inmediato y se utilizó desde entonces este local, conjuntamente con otro en la calle General Franco, hoy Juan Carlos I, como almacén.

No obstante, debido al crecimiento que la Hermandad iba experimentando, se comienza, a finales de los años cincuenta, a plantear en su seno la necesidad de adquirir un local para casa hermandad que se utilizara, no solo como almacén centralizado, sino también para todas aquellas actividades que se organizasen, como cabildos, lugar de formación, local de exposiciones, proyecciones, reuniones de costaleros, conferencias, charlas, etc.

En el año 1960 la Hermandad compra una casa en la calle San Sebastián nº 1 que al transcurrir de unos pocos años se convertiría en la primera Casa Hermandad. Era este un proyecto ambicioso, por cuanto la Hermandad de la Vera-Cruz de Olivares fue de las pocas hermandades en Sevilla capital y provincia que por entonces contaban con casa propia. Se empiezan las obras en 1970 y el día 1 de abril de 1973 fue solemnemente inaugurada y bendecida. El edificio era de dos plantas, pero con el paso del tiempo las actividades de toda índole de la Hermandad fueron creciendo, de tal manera que esta casa se quedó pequeña.

En 1995 se le ofrece a la Hermandad la posibilidad de comprar el Corralón del Moreno, un solar bastante más amplio en la calle Roelas nº 10, a cambio de nuestra Casa Hermandad más la diferencia económica. Se realiza un proyecto que era deseo poner en marcha inmediatamente, una vez se terminase el pago de su compra.

En 1998 el Ayuntamiento de Olivares se traslada al recién restaurado Palacio Ducal y sale a subasta pública su antigua sede, situada en la calle Roelas nº 1, colindante con nuestra Capilla. La Junta de Gobierno consideró esta una oportunidad magnífica para conseguir un local que reunía unas condiciones inmejorables por su situación y espacio para albergar la futura Casa Hermandad y que debido al estado de conservación del mismo permitía una adaptación no muy costosa. En 1999 se compra el edificio al Ayuntamiento por lo que se reconquista por fin totalmente nuestro histórico patrimonio y la futura puesta en funcionamiento de su gran Casa Hermandad en el originario sitio en donde estuvo ubicado el Hospital de la villa.

CasaHermandadEn febrero del año 2000 la Hermandad recoge las llaves del edificio comprado, toma posesión del mismo y de inmediato inicia el estudio del proyecto de adecuación del inmueble a nuestra Casa Hermandad. De esta manera la Hermandad consigue un objetivo largamente anhelado y que tan necesario es actualmente para el desarrollo de sus actividades diarias.

Gracias a la donación de un hermano el patrimonio artístico de nuestra Casa Hermandad se ha incrementado notablemente con seis pinturas de diversos tamaños, estilos y épocas y de aceptable mérito, entre ellas, un San Sebastián, San Roque, Virgen de Guadalupe, un Ángel de la Guarda, San Juan Evangelista y un Hebreo.

Para nuestra Casa Hermandad se han confeccionado unas magníficas vitrinas con aportación económica del Ayuntamiento de Olivares en las que se hallan expuestas todo el tesoro artístico de nuestra institución como el paso del Cristo de la Salud y los distintos elementos del palio de la Virgen de la Antigua. Añadiremos también que nuestra Casa Hermandad está incorporada a las visitas guiadas dentro de la Ruta turística del Conde-Duque de Olivares.

 

 

 

 

botonCaridad 0 

botonCalendario 0

 botonLectura 0

botonBuzon 0

botonEnlace 0

botonBoletines 0

botonFormularios 0 

 

icon-facebook icon-twitter 

icon-instagram icon-whatsapp

botonBoletin2017